Agustín Macinsky y la preocupación por las comisiones que cobran las APP de pedidos

  • : :

    Desde que comenzó a regir el aislamiento obligatorio, los bares y restaurantes de la ciudad debieron cerrar sus puertas. El único ingreso que tienen es ofrecer comida y enviarla por delivery a domicilio.

     

    Ahora se conoció que las apps más populares de reparto (Pedidos Ya, Rappi y Glovo) cobran una comisión “extra”, que se estima en promedio va de 27% a 29% de recargo. Los perjudicados no sólo son los titulares de estos locales sino también los clientes, pues pagan más por lo que compran.


    Además, a modo de reclamo por el perjuicio económico que se genera con esta “comisión extra” que cobran las aplicaciones internacionales, este martes a las 19 referentes del rubro convocan a un “apagón telefónico” a modo de protesta. Se pedirá que los locales afectados no activen esas apps: restós, bares y demás establecimientos similares seguirán ofreciendo sus servicios, pero sólo por vía de pedidos directa (por sus propios teléfonos de contacto o cadetería propia), sin “intermediación” de dichas aplicaciones.

     

    “Necesitamos una solución urgente. La gastronomía necesita ayuda para poder subsistir. Pedí por WhatsApp y por canal de venta directa. Estamos en emergencia gastronómica. Comprá directo”, se manifestaron los titulares de estos negocios en un comunicado vía flyers de difusión, para poner al tanto de la situación a la sociedad santafesina.

     

    Porcentajes abusivos
     

     

    ¿Se trata de competencia desleal, entre un sector local golpeado por la crisis económica y las franquicias internacionales de delivery por celulares inteligentes, y sin regulación normativa (al menos a nivel local)? El cliente termina abonando el producto que pide a su domicilio con ese recargo (paga más), cuyo porcentaje de comisión cobrado van en promedio entre 27 y 28%, aunque en otros casos, llegó al 33% y hasta 36% (más 50 pesos de envío), y los empresarios pierden rentabilidad.

     

    Quien pone en contexto este tema —que ya es nacional— es Agustín Macinsky, presidente de la Cámara de Bares de la ciudad. “Hay porcentajes abusivos que hoy están cobrando estas apps. No estamos en contra del uso de éstas —aclaró—, pero viendo la situación en la que nos encontramos, cuando nuestro único ingreso es el delivery, pretendemos que la sociedad se solidarice, y que en estos momentos la gente compre por canal directo al local que desee”, dice, en diálogo con El Litoral.

     

    Esta comisión extra “favorece a las aplicaciones, desfavorece a los empresarios del rubro y también al propio cliente. Porque lo que éste adquiere (en comida a domicilio) termina siendo más caro. Por eso, lo que intentamos es que cada cliente se comunique y compre particularmente a cada local (por WhatsApp, por ejemplo). Así obtendrá mejores precios y beneficios”, agrega Macinsky.

     

    Diálogos por una eventual reapertura
     

     

    En muchas ciudades del país hubo muchos reclamos por este tema y se están logrando consensos a nivel nacional. “Es una realidad que nos toca vivir: hoy el único canal de ingreso es la venta en nuestros locales es el delivery de comida. Y nuestra situación actual es muy complicada —advierte el referente de la cámara de bares—. Hay una gran incertidumbre muy grande sobre los emprendimientos de este rubro”.

     

    Asegura que se está en contacto directo con el municipio local: “Se está evaluando una posible reapertura (de bares y restaurantes). Ya empezamos a dialogar, a aunar criterios para la elaboración de un protocolo. Pero dependemos exclusivamente de la crisis sanitaria, de cómo evoluciona el Covid-19. Es prioridad la salud; lo cierto, por otro lado, es que hay una realidad económica que vive el empresariado (del rubro) muy difícil”.

     

    “Estamos atentos a cómo se podría dar una reapertura, respetando el distanciamiento social entre las mesas, como ya se hace en ciudades de provincias como Jujuy y Salta. Allí se tomaron medidas sanitarias para la prevención ante eventuales contagios muy seguras, y se pudo lograr que bares y restaurantes puedan abrir sus puertas nuevamente”, concluyó Macinsky.

     

    A nivel nacional
     

     

    De acuerdo a un relevamiento realizado por la consultora Focus Market entre 1.000 consumidores en las grandes ciudades, las aplicaciones más utilizadas en cuarentena para pedir sus productos fueron Pedidos Ya (40%), Rappi (15%), Glovo (10%), entre otras, informó el portal porteño Infobae días atrás. Y por las comisiones cobradas por estas aplicaciones internacionales, los comercios y casas de comidas perdieron hasta 25% del valor de cada venta.

     

    Pero además, “algunas aplicaciones cobran hasta 35% más IVA de comisión sobre el monto total de cada venta, mientras que otras ofrecen algunas alternativas más accesibles. También hay casos donde el porcentaje que cobra depende de la ubicación que luego tendrá el comercio, dentro de las opciones que muestra cada app”, dice la nota publicada en el medio de la Capital Federal.