En medio de una demanda por derechos de autor, Ed Sheeran deberá revelar los ingresos de sus giras

En medio de una demanda por derechos de autor, Ed Sheeran deberá revelar los ingresos de sus giras

Ed Sheeran recibió la orden de revelar las ganancias de los conciertos de su “Divide Tour”, en medio de una demanda por los derechos de autor de su canción “Thinking Out Loud”.

El cantante y compositor británico está actualmente envuelto en una disputa legal sobre la canción, con demandantes que incluyen a Structured Asset Sales, fundada por el banquero de inversiones David Pullman, argumentando que el éxito del británico es un plagio del clásico de Marvin Gaye “Let’s Get It On”.

Y aunque Sheeran presentó previamente el argumento de que una licencia de la Sociedad Estadounidense de Compositores, Autores y Editores (ASCAP) legitimaba la ejecución de la canción, la moción fue rechazada el miércoles, y Sheeran se vio obligado a divulgar sus ingresos.

Las ventas estructuradas de activos, que aseguran regalías futuras a la propiedad intelectual musical, incluidas las obras de Ed Townsend, Jr., que coescribió “Let’s Get It On”, exigieron que el cantautor proporcione detalles sobre sus interpretaciones en vivo de “Thinking Out Loud”, incluida la venta de entradas y merchandising en conciertos.

En un fallo de 10 páginas emitido el miércoles, el juez de la Corte de Distrito de los Estados Unidos, Louis Stanton, concedió parcialmente una moción para exigiir a Sheeran que proporcione información sobre los ingresos y gastos de sus conciertos.

Dirigiéndose a la sugerencia de Sheeran de que tener una licencia lo habilita para tocar la canción, Stanton dijo: “El argumento (de los acusados) carece de fundamento. No hay ‘derecho’ a infringir. Las licencias generales de BMI y ASCAP no podían otorgar el derecho a infringir, porque nunca hubo una. En ausencia de excepciones inaplicables, ni el autor ni ningún titular de una obra infractora tiene derecho a ejecutarla públicamente”.

“Las licencias generales de BMI y ASCAP transmitieron a los licenciatarios los derechos de los autores para interpretar sus canciones… No transmitieron el consentimiento de ningún autor para reproducir música que infrinja sus canciones. Y las licencias no transforman una obra infractora en una que podría, como cuestión de derecho, no infringir”.