Palo Oliver propone ampliar la licencia por paternidad de loa agentes públicos provinciales

Se promueve una reforma integral del Sistema de Licencias, Justificaciones y Franquicias vigente en la provincia, implementando la licencia paterna por nacimiento para los agentes públicos e incorporando también otros supuestos no contemplados por la legislación actual. 

SISTEMATIZACIÓN
La iniciativa unifica el régimen para todos los trabajadores y las trabajadoras del Estado provincial, sin distinción de ámbito de trabajo, otorgando coherencia a las normas entre sí.

NUEVOS SUPUESTOS
Entre los casos no previstos actualmente podemos citar:

la licencia por paternidad, extendiéndola a todos los trabajadores y equiparándola a la licencia por maternidad (30 días)

la licencia parental, que permite profundizar el cuidado de los niños y niñas por parte de uno de los progenitores, una vez vencida la licencia por maternidad/paternidad (150 días continuos)

la licencia por tratamiento mediante técnicas de reproducción humana asistida (15 días anuales, continuos o no)

los permisos por lactancia o alimentación (dos descansos diarios de media hora acumulables)

las licencias por adaptación escolar (tres horas diarias, durante 5 días corridos, por hijos o hijas en preescolar o primer año de primaria)

También se disponen ampliaciones en los períodos de licencia para los casos de nacimiento sin vida (30 días)

FUNDAMENTOS
Entiende Palo Oliver que el proyecto “plantea un nuevo paradigma en relación a la responsabilidad laboral y las derivadas de las relaciones de familia. Es necesario deconstruir la figura del trabajador varón, que aparece perfilada en la Ley de Contrato de Trabajo y otras normas similares, como alguien al  cual no se le asignan mayores responsabilidades en el cuidado de los niños y niñas, recayendo estas tareas casi exclusivamente sobre las mujeres. Asimismo, se debe avanzar sobre un sistema que equipare las licencias, sean por maternidad o por paternidad, cuya duración no haga distinciones de sexo u orientación sexual. Debemos incluir también las múltiples formas que adoptan las familias en nuestra sociedad.
La legislación vigente institucionaliza la desigual distribución de tareas de cuidado, siendo un instrumento más del sistema que reproduce la desigualdad de género.  Desde la política pública y la actividad legislativa, a partir de nuestra concepción de la sociedad y del Estado, es nuestro deber intentar revertir estos modelos”.