Víctor Sarmiento y la dura situación de las industrias en la provincia de Santa Fe

: :

Unas 1.100 empresas industriales del centro norte de la provincia de Santa Fe, donde trabajan 21.000 personas, están paralizadas desde el pasado 20 de marzo, cuando empezó el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el gobierno nacional para hacer frente a la epidemia del Covid-19.

La información fue difundida en el informe de Actividad Regional Industrial que elabora mensualmente el Centro de Estudios del Comportamiento Industrial que depende de la Unión Industrial de Santa Fe.

De acuerdo al informe, los departamentos Castellanos, Las Colonias, La Capital y General Obligado presentan la mayor cantidad de empresas y trabajadores en actividades no exceptuadas. En el departamento La Capital el combate contra la pandemia afecta en forma integral a más de 300 empresas y 4 mil trabajadores industriales.

En realidad, la caída de la actividad industrial es anterior al 20 de marzo, producto del fuerte deterioro del poder adquisitivo del salario, la inflación y la falta de financiamiento para el sector productivo que se tradujo en menos inversiones.

Un relevamiento realizado por la UISF con el fin de estimar el impacto de la pandemia en las empresas manufactureras de la región, muestra que el 57% de ellas se encuentran comprometidas en forma plena al paralizar totalmente sus actividades desde el 20. El resto de las consultadas integra el grupo de actividades que oportunamente fueron exceptuadas por el gobierno nacional.

De acuerdo al informe, en las empresas productoras de alimentos y su cadena de valor (insumos, envases, servicios y maquinaria) es donde se opera con mayor normalidad, aunque no es total ya que en muchos casos se verificaron limitaciones derivadas de la menor actividad comercial y la falta de insumos para trabajar.

Entre las problemáticas señaladas por las empresas relevadas se destaca las limitaciones de acceso al financiamiento bancario (82%), la imposibilidad o las grandes restricciones para el pago de remuneraciones por severa caída de ingresos (72%) y los inconvenientes con las obligaciones de pagos al estado, proveedores y bancos (69%). Entre las empresas exceptuadas se detectaron varias situaciones conflictivas asociadas a la logística, la cobranza y la provisión de insumos y servicios.

Rubros más afectados
La industria metalúrgica es una de las actividades regionales más comprometida. La utilización de la capacidad instalada alcanzó en febrero de 2020 a solo el 39,8% de los recursos y desde el 20 de marzo está paralizada. Es su cotejo interanual, este indicador retrocede de manera continua en los últimos veintiún meses.

Para peor, el informe indica que se esperan importantes caídas de las exportaciones de ciertas actividades industriales no exceptuadas, entre ellas, las correspondientes a la industria siderúrgica y automotriz.

La producción nacional de vehículos automotores presentó en marzo de 2020 una caída del 34,4% interanual. La paralización total de la actividad del sector, que venía ya atravesando una situación crítica desde hace unos años, lo coloca en una posición que genera preocupación. En Santa Fe la producción de vehículos automóviles cayó en marzo -94% interanual.

Respecto a la producción de acero y productos laminados, se estima para el mes de marzo en la provincia una baja del 50%. A

partir de estas primeras cifras del impacto de la pandemia en la actividad, la Cámara del Acero anticipó que la situación traerá aparejada "una enorme afectación en el sector siderúrgico local". Abril está comenzando a "mostrar caídas en despachos al mercado local del orden del 70% y 80% respecto de marzo previo a la cuarentena".

Finalmente, el comportamiento en Santa Fe en el consumo de cemento fue similar al nacional donde hubo en marzo una caída del 46,5% interanual, finalizando el primer trimestre con una baja del 29,1% frente al mismo período del año anterior. Para abril el sector prevé una caída adicional del nivel de actividad del orden de un 40%. Desde mediados de marzo en adelante más del 70% del personal del sector debió encuadrarse en la medida de aislamiento.

Empleo en peligro

Solo el 10% de la totalidad de los recursos humanos de las empresas de actividades no exceptuadas se encuentra desarrollando ciertas tareas, en forma parcial y bajo la modalidad a distancia desde sus domicilios particulares. La industria manufacturera representa el 24% del total de puestos de trabajo registrados en el sector privado y el 28% del total de remuneraciones efectivamente pagadas. De acuerdo a datos del Ministerio de Trabajo, el total de asalariados registrados en Santa Fe asciende a 489 mil, el 8,1% del total nacional.

Fisfe planteó la difícil situación en todo el territorio

El presidente de la Federación Industrial de Santa Fe, Víctor Sarmiento, le dijo al ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matias Kulfas, que en la provincia hay afectadas 3.500 empresas y 65 mil puestos de trabajo, sobre todo en la industria manufacturera. "Valoramos la decisión tomada por las autoridades en materia sanitaria. A nivel provincial y nacional, estamos intensificando las gestiones. Y valoramos también ahora que el ministro Kulfas, el gobernador y su ministro Costamagna, nos estén escuchando. Debemos manifestar la dificultad de aquellos que incluso estando en actividad no tienen adónde ubicar sus productos, por la caída del consumo, como por ejemplo el sector del calzado".

Los industriales con el gobernador Omar Perotti y el ministro de Producción, Ciencia y Tecnología, Daniel Costamagna; mantuvieron una reunión a través de videoconferencia con el ministro Kulfas.

Costamagna dijo que se abordó el trabajo que nación y provincia vienen llevando adelante en relación a la habilitación de las empresas: "en primer lugar se permitió funcionar a aquellas relacionadas a la producción agroalimentaria, luego a las relacionadas con la maquinaria agrícola y se avanzó con las vinculadas al sector de la exportación".

"También abordamos la posibilidad de ir avanzando en otros sectores que serán habilitados con otras provincias. Pusimos como ejemplo la construcción privada y todo lo que tiene que ver con la construcción de viviendas domiciliarias, lo que a la vez movilizaría los oficios de albañil, electricista, gasista, plomero, entre otros", sumó el ministro de la producción santafesino.

En otro orden, Costamagna confirmó que "está en estudio que Camesa, con las distintas empresas provinciales, la posibilidad de que las industrias paguen por energía consumida y no por potencia. De esa manera se aliviaría mucho el costo energético de las empresas porque están trabajando con menor capacidad, entonces les están pagando por algo que no usan".