El 26 de agosto de 1968 se publica el single «Hey Jude»

El 26 de agosto de 1968 se publica el single «Hey Jude»

«Hey Jude» es una canción de la banda británica de rock The Beatles, lanzada el 26 de agosto de 1968 en Estados Unidos y el 30 de agosto de 1968 en Inglaterra y europa como primer sencillo del sello discográfico de la formación, Apple Records.

Acreditada a Lennon/McCartney, el tema es una balada que evolucionó a partir de «Hey Jules», canción que Paul McCartney escribió para consolar a Julian, el hijo de John Lennon, después del divorcio de sus padres.

La canción arranca con una estructura de verso-puente basada en la interpretación vocal y el acompañamiento al piano de McCartney, a los cuales, según progresa la canción, se van añadiendo detalles complementarios que distinguen sus distintas secciones. Después de la cuarta estrofa, cambia a un final o coda que se desarrolla durante más de cuatro minutos, hasta terminar con un fade out.

Con más de siete minutos de duración, fue en su tiempo la canción más larga de la historia en ocupar el Top 10 de las listas británicas de sencillos.​ También pasó nueve semanas como n.º 1 en Estados Unidos —el tiempo más largo que ha permanecido una canción de The Beatles en la parte superior de las listas estadounidenses—. El sencillo ha vendido aproximadamente ocho millones de copias y se incluye en las listas de las mejores canciones de todos los tiempos.

The Beatles grabaron en los EMI Studios veinticinco tomas de «Hey Jude» en las noches del 29 y 30 de julio de 1968. Sin embargo, éstas fueron en su mayoría ensayos, al tener previsto que grabaran la toma principal en los Trident Studios para así poder utilizar su equipo de grabación de ocho pistas (en ese entonces, los EMI Studios aún estaban limitados a uno de cuatro pistas).​ Un ensayo del 29 de julio está disponible en el CD de Anthology 3. La pista de ritmo maestra fue grabada el 31 de julio en Trident. Se grabaron cuatro tomas, de las que fue seleccionada la primera. La canción se completó el 1 de agosto con doblajes adicionales incluyendo orquesta de 36 piezas para la larga coda de la canción, dirigida por George Martin. La orquesta constó de diez violines, tres violas, tres violonchelos, dos flautas, un contrafagot, un fagot, dos clarinetes, un clarinete contrabajo, cuatro trompetas, cuatro trombones, dos trompas, percusión, cuerda y dos bajos. Mientras se grababan los coros, The Beatles preguntaron a los miembros de la orquesta que si podrían dar aplausos y cantar el estribillo mientras la coda de la canción seguía. La mayoría de ellos aceptaron (por el doble del salario), pero uno de ellos se negó, diciendo: «¡Yo no daré palmadas y ni cantaré la puñetera canción de Paul McCartney!».

Ringo Starr casi perdió la señal de empezar a tocar la batería. Se fue al baño —sin que los otros Beatles se dieran cuenta— y empezaron a grabar. En 1994, McCartney comentó: «Ringo salió al baño y yo ni siquiera me di cuenta. El baño estaba a unos cuantos metros de su puesto de batería, pero había pasado ya por mi espalda y yo seguía pensando que estaba en su lugar. Comencé a tocar la toma que es la que se utilizó, y 'Hey Jude' continuó por horas antes de que la batería tocara y mientras tocaba sentí repentinamente a Ringo pasando de puntillas muy rápido por detrás de mí, tratando de llegar a su puesto. Después de que se puso en ella, boom boom boom, la sincronización fue absolutamente impecable».

En el minuto 2:58 de la canción, se puede oír a McCartney diciendo «Oh, ¡maldita sea!». Según los ingenieros de sonido Ken Scott y Geoff Emerick, fue la idea de Lennon dejar el error en la edición final; «Paul golpeó un sonido en el piano y dijo una palabra malsonante' mencionó Lennon alegremente, 'pero yo insistí en dejarla, enterrándola lo suficientemente bajo como para que no pudiera ser escuchada. La mayoría de la gente no se dará cuenta [...] pero nosotros sabremos que está ahí».

George Harrison y McCartney tuvieron un desacuerdo sobre la canción; según McCartney, durante el ensayo Harrison tocaba una respuesta a cada línea de la parte vocal. Esto no concordaba con la idea del arreglo de la canción hecha por McCartney, por lo que lo vetó.​ En una entrevista de 1994, McCartney dijo «Estábamos bromeando en el instante en que realizábamos Anthology; yo decía: "Me di cuenta de que era un imbécil mandón" y George dijo "Oh no, Paul, nunca hiciste algo así!"... Pero eso era algo esencial para mí y cuando recuerdo esa ocasión, pienso "Muy bien". Bueno, fui algo mandón, pero valiente, porque pude haber cedido a la presión». Ron Richards, quien trabajó para George Martin tanto en Parlophone como en los estudios de grabación de AIR, y quien descubrió a The Hollies, estuvo presente en muchas sesiones de grabación de The Beatles. Dijo que McCartney era «ajeno a cualquier sentimiento de cualquiera en el estudio» y que estaba realmente decidido a hacer la mejor grabación posible, a casi cualquier precio.